Artista nueva: Estela Stier

La cantautora que emigró en busca de un estilo y trajo consigo la escuela del folk bien compuesto e interpretado. Repasamos la novedosa y fructífera carrera de una artista que pondera sus raíces autóctonas a partir de elementos foráneos.


Hace 25 años nació en Buenos Aires Titi, una niña de cabellos rubios, hija de madre argentina y padre francés. Criada en un ambiente repleto de música extranjera (sobre todo Queen, Edith Piaf y The Beatles), Titi agarró una guitarra por primera vez a muy temprana edad y nunca más la soltó.

En el afán de encontrar su identidad musical, su estilo y su voz, en 2015 se fue a vivir a las tierras de su padre: al barrio Montmartre, de París. Allí se nutrió de las calles parisinas, sus primeros escenarios, y comenzó a esbozar sus primeras composiciones. Con cinco canciones terminadas, Titi decidió volver a Argentina y grabar lo que sería su primer EP. El bagage de conocimientos obtenidos en el viaje la convencieron de su capacidad vocal e interpretativa.

By the riverside es el nombre de la primera placa y fue estrenado en octubre de 2016. Rodeada de una banda que incluye contrabajo, piano, guitarras, cello, entre otros instrumentos, el producto es de una gran calidad: suena bien y sus canciones son buenas. Desde la primera escucha podemos distinguir sus influencias: desde Dylan, hasta Joni Mitchell, pasando por Edith Piaf.

Rápidamente se posicionó como una artista emergente y comenzó a recorrer la provincia de Buenos Aires con agilidad y buenas presentaciones. Al mismo tiempo comenzó a pensar en lo que sería el sucesor de su primer trabajo de estudio. El 2017 lo aprovechó, también, para editar tres temas en vivo de su presentación en El Universal Espacio Cultural de Palermo.

Hace menos de dos semanas, la cantante lanzó Flowers & Crowns, su nuevo EP —parece sentirse cómoda en este formato—. Para estas canciones, Titi deja su lugar a Estela. “Me siento más fuerte y más madura, y hacerme cargo de estas canciones es hacerme cargo de muchas cosas. Creo que este proyecto musical y estas canciones necesitan mostrar ese crecimiento y por eso decidí usar mi nombre, Estela”, dijo en el estreno.

Queda evidenciada la madurez a la que se refiere. La diferencia es audible: su voz terminó de asentarse, las canciones son más complejas, se incorporaron tintes de música country y la banda es de un altísimo nivel. La propuesta resulta novedosa al oírla cantar en un inglés tan bueno, en un estilo de música que no abunda por estas latitudes y, sin embargo, dándose el lujo de incorporar elementos folklóricos —tal y como suena el bombo legüero en la canción homónima del EP—.

Con su voz inmensa y colorida, Stier promete llenarnos de buen gusto. Su repertorio se va poblando, entre canciones propias y algunas versiones, y ya se encuentra girando por distintas provincias del país. “Espero que disfruten tanto mi música como yo disfruté componiéndola”, dijo.

Comments

comments