Ca7riel y Paco Amoroso detonaron el TRI

Después de una doble función en Niceto, el dúo cayó a Mar del Plata con su demoledor show. En la previa, Bhavi jugó de local y regaló grandes momentos. Fotos por POGO.

|Por Tomás Vidal|


La noche prometía y mucho. Ya la primera impresión al ingresar al Club TRI era imponente: mucho humo y una valla de contención. ¿Una valla? Así es, cómo leíste. Se presagiaba algo sabroso.

Mucha gente quedó sin poder disfrutar del show. Algunos aventurados fueron hasta la entrada y consultaron si había alguna manera de lograr entrar pero fracasaron rotundamente. Sold Out y a otra cosa.

A las 21 se subió al escenario el salido de Mardel, el que se presentaba por primera vez en su ciudad. Bhavi junto a su banda hicieron vibrar al público con varios de sus éxitos. Después de tocar en el primer día del Lollapalooza 2019, y de varias fechas por la city porteña, el trapero se calzó su tapado e interpretó un prolijo set de unos 30/40 minutos aproximadamente.

Fueron 9 temas en donde Bhavi demostró por qué es uno de los artistas argentinos con más reproducciones. «Bésame», «Visa», «9070» y «No lo entiendo» fueron sus primeros temas, como para que la gente se vaya preparando para lo que se venía. Apenas una hora antes de subirse al escenario, el belga-argentino compartió en sus redes sociales un tema inédito junto a Paco Amoroso: «Glitter». Este track venía generando mucha expectativa, sobre todo por la promoción del trapero en sus redes sociales. El video oficial ya cuenta con más de 500 mil reproducciones. Y por supuesto no podía dejar pasar la oportunidad de estrenarlo en vivo, sobre todo teniéndolo a Paco con él. Ulises Guerriero subió al escenario con toda la energía que lo caracteriza y transformó la atmósfera del TRI.

Cuando terminaron con «Glitter», Paco dejó el micrófono y Bhavi continuó con su repertorio. «Déjeme ser», «Piso», «Basta» y «Te necesito» cerraron una presentación que dejó al público a punto para el plato fuerte.

«La buena música murió». Pequeña frase para comenzar la noche.

Cato Guerreiro es de esas personas que transmiten algo diferente, algo que no se ve en todas partes. Es único. Desde el primer momento que se paró en ese escenario, todo cambió. «Terrible Kiko» fue la elegida para inaugurar un setlist en el que repasó sus dos últimos EPs POVRE y LIVRE, como así también varios de los sencillos que explotaron en las diferentes plataformas musicales.

El primer gran momento del show de Ca7riel y Paco Amoroso fue cuando comenzó a sonar «A mí no». Lugar donde mirases, lugar donde veías gente bailando y saltando. «No me llegan lo’ Roca» retumbó por todo el Club TRI.

La vara estaba altísima. La ATR Band, la agrupación que ya toca hace un tiempo con ellos, son un complemento perfecto para el dúo que se desenvuelve de manera natural sobre el escenario.

Se bajó como medio tono con «Vibra Baja», canción que pertenece a LIVRE, y despúes fue el momento de Cato y su guitarra en un jam que demostró el virtuosismo del nacido en el barrio porteño de La Paternal. Allí desplegó todo su talento, nada de voz, sólo él y su instrumento. 

Ya sin su guitarra en mano y con el micrófono nuevamente en su poder, «No Aterrizó» y «Gatxs» continuaron la fiesta. Y para seguir metidos en LIVRE«Vibra Alta» hizo su aparición. «No quiero ser el prócer sino el pájaro que en su estatua posa», es una frase tan potente como hermosa.

Los otros grandes momentos de la noche estaban por llegar. 

«Nosotros también queríamos tener nuestro tema pop», decía Ca7riel en el Main Stage 2 de Lollapalooza Argentina. Traigo esta frase acá porque fue lo primero que recordé cuando comenzó a sonar «OUKE», este tema que explotó y que no parece tener un techo. Fue sin dudas la canción que más se escuchó por parte del público, letra por letra. Un éxito por dónde se lo mire.

Como no podía ser de otra manera, se despidieron a lo grande, con «Jala Jala». Apenas comenzó el tema, los fanáticos empezaron a hacer una gran ronda, preparándose para este gran final. «Yo tengo cadena de chala» fue un sólo grito en el TRI. Enorme cierre para una noche perfecta en la que nuevamente Cato Guerreiro Ulises Guerriero demostraron que están para quedarse. Mentes jóvenes y con un espíritu que no se ve en todas partes.

Fotos por POGO

Comments

comments