Canciones Eternas: “A Change Is Gonna Come” de Sam Cooke

En 1963, 3 circunstancias diferentes conmovieron y chocaron al gran Sam Cooke. Primero que nada, en junio perdió a su hijo de 18 meses en un accidente doméstico que le quitó la vida. Segundo, haber escuchado “Blowin’ In The Wind” de Bob Dylan y emocionarse por semejante mensaje lo llevó a mentalizar sobre una canción contra la segregación; y tercero, fue arrestado en Louisiana luego de despotricar contra un recepcionista de un hotel para “All Whites”.

|Por Marcos Gabarain|



“El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria”

Ernesto Sábato, “La Resistencia”

Tanta enajenación y dolor llenó la pluma de Sam con inspiración y virtuosismo lírico.

“A Change Is Gonna Come” fue el resultado de todo, y aunque fue un éxito discreto, sentó las bases de la canción de protesta junto a las de Dylan en esos años 60 tan locos.

A fin de año, específicamente el 21 de diciembre en los estudios RCA de Los Ángeles, California, Sam Cooke se sentó a grabar. El arreglista René Hall tuvo absoluta libertad para armar la canción, y el resto es historia: orquestación abrumadora, violines en caída y melodías épicas que se sumaron al góspel desgarrador que salía desde lo más profundo de Sam Cooke.

De la letra se pueden decir cosas bellísimas, y eso haré. Cooke cataloga la vida como un río caudaloso, y reconoce el miedo a morir, al no saber qué hay detrás del cielo. Es una declaración desde el lado del sufrimiento, sin acusar a nadie pero acentuando con dolor situaciones típicas de los afroamericanos. Pero la fe y la esperanza sobrevuelan la canción y la adornan de manera magistral.

Covers hubo y hay miles. Entre ellos se destacan los de Aretha Franklin, Solomun Burke, Tina Turner y Otis Redding. También fue sampleada por los raperos Ghostface Killah, Lil’ Wayne, Nas, etc.

“A Change Is Gonna Come” fue incluida en lo que sería el último disco en vida del legendario Sam Cooke, “Ain’t That Good News” (1964), que llegaría al puesto número 34 del Billboard. Con el paso de los años, la interpretación creció exponencialmente dentro del público negro para después ser reconocida mundialmente por lo que es: una de las mejores canciones de la historia.

Comments

comments