Canciones Eternas: “Eiti Leda” de Serú Girán

En 1978, Serú Girán grabó su disco debut, con “Eiti Leda” como canción de apertura. La monumental obra, obra de un Charly García de 17 años, se convirtió en una de sus composiciones más épicas e incomprendidas de su carrera.

|Por Marcos Gabarain|


“La ciudad se nos mea de risa, nena”. Antes de lanzar su disco debut, Serú Girán se presentó en vivo el 28 de julio de 1978 en el Festival de la Fundación de la Genética Humana, llevado a cabo en el Luna Park. En el desenlace de la tocada, la flamante agrupación se ocupó de esquivar los proyectiles: pilas (si, pilas de grabadoras de audio) que el público les tiraba.

La audiencia y el periodismo siempre tuvieron la costrumbre de derrumbar cualquier casa que Charly García quizó construir. Luego de la heroica despedida de Sui Generis, sus fanáticos buscaron eternamente una música que les recuerde, en un loop infinito, a “Confesiones de Invierno”, “Canción Para Mi Muerte”, etc.

El García de La Maquina De Hacer Pájaros, y mucho menos el de Serú Girán, ya no era ese adolescente que emanaba canciones de amor adolescente. Era un joven adulto con el talento mas envidiable y repudiado. Qué ironía. Tarde o temprano, el tiempo le dio la razón a uno de los músicos más importantes de la historia nacional.

“Eiti Leda” fue la primera canción que el país escuchó en un disco de esta banda Serú Girán, un equipo All Star con un joven Pedro Aznar, el incendiario David Lebón y el siempre vertiginoso Oscar Moro. La obra fue compuesta por Charly a sus 17 años, y vio la luz en vivo en “Adiós Sui Generis”. La por entonces llamada “Nena” era cantada por Nito Mestre y tenía otra estructura rítmica.

Su letra llega a la emoción desde una historia de amor y muerte con un trasfondo cinemático de dictadura (“El día que desfilen los cuerpos que han sido salvados, nena”). La melodía es de una sutileza y una intención tal que es muy difícil no viajar con su estrofa tétrica y febril. De repente, la explosión de sintetizadores convierte la suite en una obra progresiva que ha sido muchas veces comparada con “A Day In The Life” de los Beatles.

La segunda parte de la canción coquetea con el Jazz Rock y la música Disco de la mano del Moog de García y los solos de Pedro Aznar y David Lebón. Esa cuota nostálgica nunca se pierde, aunque uno podría interpretar que hasta el regreso de la melodía principal uno afronta la vida con felicidad a pesar de todo. Quizás este sea el objetivo de esta triunfal obra. De fondo, una orquesta de 24 músicos, dirigidos por Daniel Goldberg, sobrevuela la canción y agrega una cuota de teatralidad y grandilocuencia.

Los 7 minutos gloriosos de “Eiti Leda”, sumados al resto de las canciones del disco debut de Serú Girán, no fueron bien recibidos por los fanáticos y entusiastas. Llevaría más tiempo para que semejante agrupación sea merecidamente reconocida, pero por suerte sucedió.

Existen algunas joyas en vivo dando vueltas por YouTube, como por ejemplo la versión en vivo en ATC en 1982 y el supuesto videoclip oficial de la canción. En su genial MTV Unplugged de 1995, Charly optó por hacer un medley que comprendía las canciones Serú Girán, Eiti Leda y Viernes 3 AM. El resultado es simplemente espectacular.

Comments

comments