El Enchastre de Louta en el TRI

Nuevo disco, nuevo show. Luces, colores, baile y la teatralidad con la que Jaime James tiene cautivados a sus fanáticos.

|Por Tomás Vidal|


El Club Tri es sinónimo de algo bueno. Siempre te llevás una sonrisa o pasás un lindo rato. Si a eso le sumamos un performer como Louta, es muy difícil que salga mal. Ya al entrar podías sentir la expectativa en el aire, se estaba preparado algo. En el escenario podías ver un banco, un poste de luz, girasoles y una pila de basura. Esa era tu primera impresión y pensás: “¿Qué hará con todo esto?”.

A las 22 en punto arrancó todo. James apareció con su habitual chomba y pantalón de vestir, acompañado de dos bailarines. “Uacho” invadió el lugar con su dubstep y con un show de luces perfectamente coordinado con los movimientos de Louta y compañía. “Te estoy mirando a los ojos”, casi a los gritos. Desde un principio nos dimos cuenta cómo sería este show: todo premeditado, guionado, una especie de obra de teatro de impacto. Pero esperen, que uno intuya cómo puede ser un espectáculo no quiere decir que no haya lugar para las sorpresas.

Después de “Somos Tan Intensos” llegó “Palmeras”. Se sintió un cambio en el clima con este trap cargado de auto tune, mucho relax y la primera conexión fuerte con el público que cantaba cada letra con mayor énfasis. Louta los tenía donde quería, él lo sabía. Y todo fue baile con “Sigo Sin Entenderte”, primera canción del primer disco que sonó en la noche. Pero por supuesto que no sería la única.“Cuentitos” volvió a poner al nuevo disco en la escena. A pesar de que el álbum tiene poco tiempo de vida, el público devolvía cada letra con fervor. “Enchastre” se apoderó del ambiente, con su rap energético y con un sonido aplastante, graves que te empujaban hacia abajo mientras Louta tiraba un “me hace alto ruido no poder llamarte más”.

“Todos Con El Celu” cayó con su funky carioca y la gente eloqueció. Uno de los highlights de la noche, sin lugar a dudas. En especial cuando se subieron al escenario dos personas disfrazadas, dos osos gigantes con cabezas de bolas de espejos que terminaron la canción fundidos en un beso.

Aunque no es tan frecuente en su música, otra vez apareció el auto tune en “Abrir Tu Corazón”. Una balada introspectiva pero que a la vez nos muestra un Louta que contempla todo lo que lo rodea. “Quiero que frenes el tiempo y mires la lluvia flotando en el aire, buscando un lugar”.

Le siguió “Ayer Te Vi”, canción del nuevo disco que tiene como invitada a Zoe Gotusso, integrante del dúo Salvapantallas junto a Santiago Celli.

“Cuadradito De Prensado” puso a todos a bailar. Con ese ritmo de cumbia pero con un beat que te sacude, Louta interpretó un tema que ya es fija en cada una de sus presentaciones.

“Una base de Miranda! para el rock, una frase de Atahualpa para el pop”, canta en “Chocolate”. Quizás sea una de las mejores frases para resumir lo que intenta hacer Louta: desarmar lo conocido y crear algo nuevo, sin seguir ningún tipo de instrucción.

“Puede Ser” nos muestra nuevamente a un James más meloso y reflexivo, llenando el Club TRI de una vibra muy relajada que te invita a moverte con su ritmo. Por si todavía no lo viste, te dejamos el video oficial de este track que es el encargado de abrir Enchastre.

Apenas terminó “Puede Ser”, dos pibes con el mismo look de James subieron al escenario. Ambos sostenían un marco que tenía de fondo una tela con una estampa de un cielo con nubes. En el medio, Louta. “Alto Uach” empezó a sonar, esa canción que mejor explica la definición de “crocante por fuera, blandito por dentro” que el propio cantante se aplicó. “Yo te quiero con estilo porque soy alto uach, yo te quiero como a nadie, nada me frena”. Se vivió un momento de complicidad con el público, en donde Louta se equivocó un poco con su letra y comenzó a reírse por un segundo, pero la gente continuó la letra con fuerza y se cerró todo con un gran aplauso y una muestra del cariño que el artista tiene con sus fanáticos.

“Que Bien Que Estoy” cerró el show. Lo loco de esta parte fue una especie de mash up de “El Meneaito“, “Freakytona”, “Papichulo” y “Gasolina”. Después pidiéndole a todos que se agachen (“hasta el que saca fotos, vos también”, tiró) para incorporarse al canto de “saltando, saltando, saltando”.

Una hora exacta. Eso fue el show de Louta en Mar del Plata. Un espectáculo que está pensado y trabajado de principio a fin. Y que resulta tremendamente dificultoso de catalogar, porque está más allá de la música o del teatro. Es un golpe visual y sonoro que descoloca y desafía a más de uno. 

El final es una muestra de lo que es Louta. Una ovación total por parte de los presentes, el agite del artista, los brazos en la cintura mientras se alimenta de la energía de sus fanáticos. Él necesita de esa fuerza que le transmiten, necesita el griterío feroz del público que lo pone como uno de los personajes ya no del indie sino de la música nacional.

Fotos por POGO

Comments

comments