Peces Raros y Hey: Danza y Delirio

Peces Raros y Hey brindaron espectáculos vertiginosos anoche en un Club TRI que volvió a llenarse. Ambos shows fueron fiestas llenas de baile y exploración músical. Fotos por Luisina Pacheco.

|Por Marcos Gabarain|


El quinteto Hey se aventuró primero en el escenario del Club, que no tardó en llenarse. La banda de Post Rock tocó un set a todo volumen, demostrando el virtuosismo individual y colectivo. Es un loco ensamble de talentosos que hace música para sobrevivir una epopeya galáctica.

Robert Plant dijo algo muy interesante en una entrevista en los años 70: “El propósito de la música ha sido, desde el comienzo de la historia, hacer feliz a la gente y que se divierta.”Este debería ser el lema de todo músico.

“Isateraspeis” fue el tema de apertura. Esta canción es conocida por haber sido lanzada junto a un pequeño film que incluye la participación estelar de Ernesto Carci (un personaje de la costa marplatense). Gran juego de luces para el comienzo a puro ritmo.El final fue totalmente alucinante.

Los Hey gozan de un baterista que se desvive en cada rulo. El aire oriental y esos cortes más pesados en “Aviones de Irak” fueron una combinación merecedora de aplausos fervorosos. Con el desenlace de “Colón al Fondo”, la gente comenzó a bailar desenfrenada en las filas cercanas al escenario. El bajo se hizo sentir con su galope.

La danza continuó con esa incesante guitarra llena de tapping de “Disi E”. El cambio de roles en la banda es algo fascinante y suma una fichita para el espectáculo en general. “VHS” marcó el final a todo volumen. El quintento se fue sin decir una palabra pero dejó a todos boquiabiertos.

Su música es una mezcla entre esas grandes bandas progresivas (Camel, Yes, nuestro Crucis), el Krautrock de los primeros Kraftwerk y esa loca cosa que hacen hoy en día los australianos de King Gizzard & The Lizard Wizard. Su presente es genial, y tarde o temprano deberán añadir letras a sus obras alocadas.

Nadie se fue, y la previa quedó caliente. Menos de 30 minutos después, Peces Raros subió al escenario y tocó un prolijo set con una particularidad: todos los temas estuvieron entrelazados, e incluyeron un cover de “Four Hands” de Darwin. Los marplatenses radicados en La Plata elevaron la adrenalina y la velada terminó por consagrarse con su música.

“Parte de un mal sueño”, canción que da nombre al disco de los Peces de 2016, fue la que abrió la noche para los cuatro músicos. En “Muertos de Miedo”, las luces fueron una locura que embrujó al Club. El estribillo se cantó con devoción y terminó en gritos y palmas.

“Four hands” puso a la gente en trance con teclados profundos y cortantes, en lo que fue un gran cover de musica house. La transición hacia “A Donde Quieras” fue altamente celebrada. La fiesta se instaló completamente en ese momento del show, y “Río Rhin” desató  la furia y el pogo de los fieles a milimetros del escenario.

Los Peces tienen una potencia terrible en vivo, y la gente responde a esa potencia con una entrega total. “Clericó” se coreó en medio de tremendos cortes y danzas.

Llegando al final el guitarrista, tecladista y cantante Lucio Consolo pidió un aplauso para el público y para el Club TRI, un espacio al que calificó como “necesario” para la cultura emergente de la ciudad.“Felicitaciones por este espacio”, declaró. Luego introdujeron a Mariano, el nuevo bajista de la agrupación, y abandonaron el Club a pura polenta, con un gran riff y una batería dura.

Julio fue el mes del Club TRI, que con el cierre de GAP y Liverpool parece cobrar aún más fuerza la parada allá por 20 de septiembre. Ejemplo a seguir y observar para crecer. 

Comments

comments