Pepo San Martin presentó «Ministerio Del Interior» entre risas y amigos

Pepo San Martin presentó en vivo su disco solista «Ministerio Del Interior» en la Sala Melany, en un show donde el humor, el cariño y la buena música estuvieron presentes. Fotos por Victoria Baamonde Meyer.

|Por Marcos Gabarain|


La presentación del show estuvo a manos del conductor de Maldita Radio y amigo personal de Pepo, Martín Echevarría, quien con mucha altura invitó a la audiencia a disfrutar de lo que terminó siendo una cosa muy íntima. Echevarría recalcó la cuestión hogareña del proceso creativo de «Ministerio Del Interior» y generó con sus palabras el clima necesario para que San Martin saliese al escenario.

“Nunca vi tanta gente en mi casa”, dijo Pepo al sentarse frente a la concurrencia. «Nunca», valga la redundancia, fue la primera canción que ejecutó en la noche, la cual se vio un poquitito empañada por el bullicio de un ocurrente tributo a Michael Jackson que se llevaba a cabo en la otra sala del teatro, hecho que no quedó aislado y fue un suculento material para el ácido humor del guitarrista (“Es increíble que haya gente viendo un tributo a Michael Jackson”).

En el medio del set llegaron dos inéditos: uno llamado “Canción de protesta 1”, una elegía contra el poder con referencias del boxeo (“Él va a levantarse/aunque cuentes nueve”), y una especie de recuerdo fotográfico del día de la asunción de Mauricio Macri como presidente de la nación (“El poder real nunca tiembla”, afirmó en un impasse).

El primer invitado, su amigo “Juanete”, se subió en dos ocasiones a ayudar con una segunda guitarra y unas armonías bien ensayadas. Es más, en varias oportunidades Pepo repitió el estribillo para que la gente pudiera disfrutar de esa magia que sólo brinda la unión de dos o más voces al unísono.

La gente le prestaba mucha atención. El silencio era raro, causado a la vez por su humor y por el poder de su palabra. Cabe resaltar que el porqué de las canciones fue explicado por el cantautor, a modo de viejo trovador.

“Nadie”, uno de los temas más destacados de “Ministerio del Interior”, logró un ambiente sombrío y pensativo gracias a la hipnótica guitarra de la estrofa y el sentido estribillo. Posteriormente, llegó un cover de “Heart Of Gold” de Neil Young, uno de sus mentores Folk, con la armónica. A pesar de declararse «de fibrocemento hablando en inglés», su pronuncación fue acertada.

“Padre” fue un hermoso homenaje a su progenitor y a aquellas tardes en las que escuchaban a Bob Dylan en su habitación. Fanático de las «road movies», una pizca de ese amor por las escenas ruteras fue representada en la ejecución de “Primero”, junto a Juanete. El solo de guitarra fue exquisito.

Paternidad sincera. Llegó cerca del final el momento de dedicarle una canción para su hijo, que según Pepo “vive en la misma casa que yo, pero nunca lo veo. Habla mucho con su madre, pero de vez en cuando pasa y me da un abrazo”“Mirá” sonó a pura guitarra con las palmas de la audiencia y se mereció un gran festejo en el desenlace.

Las anécdotas trasparentes y desopilantes llevaron el hilo de la jornada. Hasta hubo un pequeño intervalo para que el guitarrista pudiese ir al baño.

Pepo San Martin es una persona a la que le gusta desacreditarse. Eso lo hace diferente, y ese anti rock star que derriba su propia imagen, por momentos se muestra humano y deja los chascarrillos: “Gracias, han sido un amor”, dijo frente al micrófono, visiblemente emocionado, se levantó y se fue.

Nos fuimos más humanos y más sueltos de aquel teatro, con ganas de volver a ver al Pepo de esta manera. Echevarría anunció en la antesala del show que eramos unos privilegiados, ya que este show no se va a dar de manera frecuente en el futuro. Eso le dio un plus a la cuestión, aunque duela. Este humilde servidor implora lo contrario.

 

Comments

comments