Primer concierto circular: Creciente+Lucho Guedes

El pasado sábado 19, Creciente abrió el año junto al cantautor Lucho Guedes y adelantó canciones nuevas en un IMMC colmado. Foto por Matias Tazza.

|Por Jeremías Laffitte|


Enero promedia y las propuestas musicales florecen en nuestra hermosa ciudad. Hacía ya bastante que nos debíamos ir a un Concierto circular, de los que tanto habíamos escuchado. Este ciclo, creado por Creciente, propone una experiencia interactiva que da envidia a los más creativos de Netflix.

La previa promete y demuestra un ambiente totalmente relajado, en el que el clima y la vibra general no podrían ser mejores. Un piano a disposición del público, gastronomía a precios amigables, un fogón en el patio y una familia de conejos que se pasean por entre los pies de los asistentes cuál gatos.

A las 22 horas, Leopoldo Juanes nos invita a acercarnos a la sala, donde introduce de manera muy afectuosa al primer artista de la noche, Lucho Guedes.  Él, a su vez, comienza a hablarnos de forma muy culta sobre su “apuesta anacrónica”, ya que dice que está haciendo “lo mismo que Homero, pero 22 siglos más tarde”.

De manera poco convencional, nos propone a hacer un pacto entre ambas partes del show, en el que desde el lado de los los oyentes entendamos a los personajes protagonistas de sus canciones como tales, y no los encarnemos en el autor que se encuentra presente en la sala.


Así, Lucho comienza un punteo suave en acordes cargados de séptimas mayores y novenas, y nos dejamos llevar por historias que van desde lo cómico y cotidiano a lo romántico, “pero en el sentido más siglo 19 de la palabra”.

Sus canciones son recientes y desnudas. Realistas, directas. Duras.

“Todas en algún punto son canciones de amor, no hay manera de hacer otra cosa” , se les escapa al compositor, que termina su espectáculo con “Las medias y la Cordura”, quizás su obra más conocida.

Habiendo estirado un poco las piernas, el público está listo para Creciente. Cuesta un poco construir una imagen acertada de lo que es este proyecto para quien no lo haya escuchado, pero una cosa sí resulta imperiosa:

Hay que reconocer que nadie suena más a Mar del Plata que Creciente.

El grupo (Batería, Contrabajo, Clarinete, guitarra criolla y voz) abre el fuego con “Mulos” y nos obliga a reconocernos, moviendo nuestro cuerpo lentamente. Las letras hacen referencia a los variados accidentes geográficos, a los personajes típicos y al particular clima de nuestra hermosa ciudad. Todos estos factores se suman a ritmos latinoamericanos y grandes ejecuciones instrumentales.

Un párrafo aparte merecen las hermosas instalaciones del IMMC (Chacabuco 3639). El ensayo abierto transcurre en un pequeño anfiteatro cerrado, en el que unas 80 personas se acomodan en el rincón que más cómodo les siente. Así, todos están cerca y son parte de este gran espectáculo, con la banda tocando en el medio de este círculo. Cuando llega el turno de “El Barquillero”, la gente ya es una parte activa del espectáculo.


Esa melodía de cancha nos invita a acercarnos a ese mítico personaje y su curioso método en el que todos los clientes “prueban su suerte”. Pero, como resalta Passeri, podía ser un 1 o 10, pero nunca 0. “Mareo en Re Menor” se postula como el mayor desafío musical de la noche para quienes interpretamos algún instrumento. Un compás peculiar nos recuerda a las olas y su caprichoso comportamiento, y viene a la mente una gran charla Ted dada por Leo Juanes, su compositor. Facundo Passeri se roba la atención de muchos con fills repletos de técnica y buen gusto.

Son las 00.00 y el ambiente festivo crece cada vez más. Los abanicos ya se desplegaron, los músicos ya destacaron sus habilidades para la zinguería y la colocación del nuevo extractor y sabemos que nos acercamos al final. Ingrid Bretschneider entona las estrofas de “Arrabal Atlántico” con un envidiable sentimiento y pinta un paisaje en el que los trabajadores del puerto abundan. Sin quererlo, el público une sus voces al canto de “llega la noche en la ciudad” y la alegría desborda.

A modo de mimo hacia el público, los cinco músicos regalan “Días de febrero”, un Bonus Track para cerrar el show de la mejor manera.

Como marplatenses, debemos reconocer a este gran proyecto que no sólo materializa nuestra identidad en un nuevo género, sino que con sus Conciertos Circulares nos invitan a ser parte de un mundo en el que, por un rato, Mar del Plata es innovación, cultura, trabajo en equipo y buenas energías.

El próximo Concierto Circular

Este sábado 26 de enero se llevará a cabo un nuevo Concierto Circular en el IMMC junto a la compañía de circo Mano a Mano. Será nuevamente algo imperdible y sumamente recomendable.

Comments

comments