Entradas

Mustafunk y Circo Freak: un sismo de furia y baile

El sábado se vivió la vuelta de Mustafunk a la ciudad con el acompañamiento de los locales Circo Freak. Una noche de goce caliente y cochino.


El evento anunciaba su inicio a las 21. Fue una hora y media más tarde, sin embargo, cuando comenzó la acción arriba del escenario de Abbey Road. Era el turno de Circo Freak, quienes ya disponían del escenario para su particular formato. Una esquina para Javo Vinagre, su micrófono y sus dos equipos de viola, y atrás la gigantesca batería de Santiago «Croto» Petrucco.

Desde el minuto uno de su primera canción desplegaron el inmenso poder de sus furiosos riffs. La voz de Javo estuvo afiladísima y las arremetidas del Croto contra su instrumento hicieron temblar la avenida Juan B. Justo. Tocaron cerca de una hora y repasaron gran parte de sus canciones de Planeta Terror, su primer disco, para terminar con Meteorito, su último estreno.

Como particularidad, sumaron a un bajista para algunas de sus canciones, lo que los convirtió momentáneamente en un trío. Esto le permitió a la banda meterse en una faceta más distendida de zapada, en la que abundaron solos de guitarra. Concluyeron una sólida presentación de alma y rabia propia del grunge.

Llegó el momento de Mustafunk para pelar el Culo, su más reciente disco de estudio. Ni bien se abrió el telón, comenzaron a ejecutar sin pudor su música tan llena de buen gusto y groove. Enseguida todo el público se encontraba en un trance de baile y disfrute sin igual.

Repasaron canciones de sus discos anteriores, además del promocionado en esta gira. La gente saltó con aquellas de Salpica y cantó con las otras de Laboro Chamanik. Conocedores del primer día y nuevos oyentes se unieron sin ningún tipo de recelos, lo que influyó en una excelente relación e interacción de la banda con los oyentes.

La virtud del quinteto es tocar muy bien sus instrumentos, pero también acompañar sus aptitudes con un excelente sonido. La batería inmutable de Camila Marinelli lleva de la mano a todos con su solidez y permite el despliegue virtuoso de las guitarras de Agustín Marinelli y Serafín Rodriguez, y del bajo inmenso de Agustín Pettinato. Todo ese funk cochino es comandado por la voz líder de Martín Pedernera, poseedor de un vozarrón que canta líneas divertidas y particulares, y baila y disfruta como el fan número uno de Mustafunk.

Luego de una hora y media de su medicina, la gente comenzó a abandonar el establecimiento con resabios de una excelente jornada. La llegada de los del oeste bonaerense marcó uno de los grandes recitales locales en lo que va del año.

No voy a titular con «Qué placer verte otra vez»

Una vez más. Otro verano. Un nuevo enero donde la banda liderada por Andrés Ciro Martínez inaugura su año en Mar del Plata. En esta oportunidad en el Polideportivo Islas Malvinas.

|Por Ivana Freije|


Se rompió el cielo

Luego de una típica tormenta de verano, que dejó  algunos charcos y una humedad insoportable, se van llenando poco a poco las plateas y el campo.
¡Cuántas familias! Sería muy difícil tener que sacar un promedio de edad. La franja etaria abarca casi 3 generaciones. Personas de 60 a niños de 7 años. Seguidores de Los Piojos, y los nuevos escuchas de Ciro y Los Persas.

Tras unos pequeños amagues de Toaster – que se repitieron varias veces durante la noche-, empiezan a tachar de la lista: Banda de Garage, Taxi Boy y Barón Rojo.

PH: Lali Solari /El Alambre Producciones

¡Listo! Llegó el momento, tal vez, más emocionante para muchos. Canción de Cuna, coros y lágrimas que afloraban en el rostro de muchos. Padres que besaban a sus hijos, niños que miraban a sus madres bastante extrañados por verlas llorar. Jóvenes con piel de gallina.

No sé la temperatura pero adentro del Polideportivo te vas derritiendo tema a tema. Pulgar abajo para la ventilación – directamente no hay-
El campo, lleno. De punta a punta. Las plateas repletas dejando, obviamente, los huecos de siempre porque no se ve. Es una cancha de básquet. Tampoco exijamos cosas incoherentes.

PH: Lali Solari / El Alambre Producciones

3 invitados 3

Infaltable: Miguel Ángel “Micky” Rodríguez con su pequeña estatura y su gran bajo. Un acting cortito y sonidos.  Cada vez que el petizo canoso aparece, Fijate. Ya un clásico que la familia piojosa canta desde abajo.

Imitando a Messi y a “el 10”, da el presente Benjamín Amadeo. Debo reconocer que desconocía la faceta de imitador del rubio que supo sacar muy bien el tono de voz del dueño del show, como también la del Indio.
Una ida y vuelta con Ciro que da pie a Maradó, tema número 16 de este show.

No Te Va a Gustar: Tercer invitado: Emiliano Brancciari para Insisto.

Gentileza de Tandil Rock

Avanza la lista y el calor aumenta. Intuyo que la cantidad de gente de emergencias es “la necesaria”. Quienes nos cuidan nos dan la espalda para ver el show, y un grupo de chicos, asiste a una muchacha que se desmaya en el campo.

Voy al baño a refrescarme. No voy a pagar $70 una botellita de agua. Debo pedir permiso a los que están sentados en la  escalera. Mientras, la policía saca fotos y filma el recital con sus celulares.  Todo muy normal.

Se escucha Mírenla, y Ciro hace la recorrida debajo del escenario, la gente se amucha para tocarle la mano –¡¡Loquísimos!!– y comparte el micrófono con el público.

Ciudad Animal y salen las bailarinas con sus trajes. Cambio de vestuario y vuelven para uno de los temas más bailables: “Muévelo”.

Eterno Muévelo donde se presenta a los integrantes. A los Persas.

PH: Lali Solari / El Alambre Producciones

3 horas y monedas. 3 horas y un cachito. 3 horas y 5 minutos.

Se vuelve a sumar Benjamín Amadeo para cerrar con Viejos Vinagres de Sumo.

Con las luces prendidas la gente comienza a irse de a poco. Lento, sabemos que Ciro culmina los shows con el himno en su armónica. Esta vez, se lo dedicó a los tripulantes del Submarino Ara San Juan y a sus familiares.

PH: Lali Solari / El Alambre Producciones

Ahora sí. Nos vamos.

Las remeras y los choris los encuentran a la salida.