Entradas

Artista nuevo: Las Peculiares Formas

Desde Quilmes surge un hilo invisible que se sujeta a nuestra muñeca y se tensa para transportarnos a la música de un proyecto de neo soul progresivo tan novedoso como refinado.


Un proyecto solista fue el plan primero de la cantante Camila Bois para el 2017. Sin embargo, esa idea decantaría rápidamente, a partir de los músicos convocados, en una banda de cinco integrantes. Para el mes de julio, Camila se encontró acompañada por el guitarrista Augusto Vega, la bajista Celeste Pérez Ghío, el tecladista Gastón Bernstein y el baterista Isaías Bisio: había nacido Las Peculiares Formas.

Rápidamente comenzaron a ensayar y componer sus canciones. El estilo se iría definiendo con el correr de las horas en la sala y con la capacidad de cada uno para aportar sus influencias y amalgamarlas al resto. Fusionar jazz, pop, R&B y rock era un desafío que estaban dispuestos a tomar.

Junto a Cirilo Fernández, productor del disco

La comunión entre los instrumentos se forjó con intensivas jornadas de arreglos. Coincidieron en que lo que hacían cuadraba en el plano del soul, pero con varios cambios de ritmo y más intensidad que la usual. Eso que definieron como neo soul progresivo gustaba a la banda y, en marzo de este año, decidieron entrar a grabar a Malibú Estudios lo que sería su primer material.

Para esta etapa se contactaron con Cirilo Fernández (Fernández 4, ex Octafonic), quien ofició como productor, además de colaborar en algunas canciones. Cinco temas propios y una versión de The logical song, de Supertramp, fueron las elegidas para ser grabadas.

El hilo invisible se estrenó en octubre. Mezclado y masterizado por Juan Armani, el disco suena claro y prolijo. La propuesta alcanza su punto máximo cuando las teclas toman protagonismo: Gastón Bernstein es un gran intérprete y eleva las canciones a un nivel superior. Sin embargo, cada músico cumple un papel fundamental en la ecuación. Los acordes de Augusto Vega parecen no tener límites de variaciones, Camila Bois demuestra un rango extensísimo de voz al frente del micrófono, y Celeste Pérez Ghío conforma, junto a Isaías Bisio, una pareja indivisible con groove y buen gusto para ser el sostén de Las Peculiares Formas.

En los primeros días de circulación del álbum, se le han abierto a la banda las puertas de distintos escenarios, lo cual incentiva a su promoción y proyección. Tienen bajo el brazo una obra interesante, están apadrinados por gente experimentada y profesional, y poseen un amplio margen de crecimiento: todo para posicionarse como una banda emergente a la cual hay que prestar atención.