Entradas

Mustafunk y Circo Freak: un sismo de furia y baile

El sábado se vivió la vuelta de Mustafunk a la ciudad con el acompañamiento de los locales Circo Freak. Una noche de goce caliente y cochino.


El evento anunciaba su inicio a las 21. Fue una hora y media más tarde, sin embargo, cuando comenzó la acción arriba del escenario de Abbey Road. Era el turno de Circo Freak, quienes ya disponían del escenario para su particular formato. Una esquina para Javo Vinagre, su micrófono y sus dos equipos de viola, y atrás la gigantesca batería de Santiago «Croto» Petrucco.

Desde el minuto uno de su primera canción desplegaron el inmenso poder de sus furiosos riffs. La voz de Javo estuvo afiladísima y las arremetidas del Croto contra su instrumento hicieron temblar la avenida Juan B. Justo. Tocaron cerca de una hora y repasaron gran parte de sus canciones de Planeta Terror, su primer disco, para terminar con Meteorito, su último estreno.

Como particularidad, sumaron a un bajista para algunas de sus canciones, lo que los convirtió momentáneamente en un trío. Esto le permitió a la banda meterse en una faceta más distendida de zapada, en la que abundaron solos de guitarra. Concluyeron una sólida presentación de alma y rabia propia del grunge.

Llegó el momento de Mustafunk para pelar el Culo, su más reciente disco de estudio. Ni bien se abrió el telón, comenzaron a ejecutar sin pudor su música tan llena de buen gusto y groove. Enseguida todo el público se encontraba en un trance de baile y disfrute sin igual.

Repasaron canciones de sus discos anteriores, además del promocionado en esta gira. La gente saltó con aquellas de Salpica y cantó con las otras de Laboro Chamanik. Conocedores del primer día y nuevos oyentes se unieron sin ningún tipo de recelos, lo que influyó en una excelente relación e interacción de la banda con los oyentes.

La virtud del quinteto es tocar muy bien sus instrumentos, pero también acompañar sus aptitudes con un excelente sonido. La batería inmutable de Camila Marinelli lleva de la mano a todos con su solidez y permite el despliegue virtuoso de las guitarras de Agustín Marinelli y Serafín Rodriguez, y del bajo inmenso de Agustín Pettinato. Todo ese funk cochino es comandado por la voz líder de Martín Pedernera, poseedor de un vozarrón que canta líneas divertidas y particulares, y baila y disfruta como el fan número uno de Mustafunk.

Luego de una hora y media de su medicina, la gente comenzó a abandonar el establecimiento con resabios de una excelente jornada. La llegada de los del oeste bonaerense marcó uno de los grandes recitales locales en lo que va del año.

El manjar de las pascuas

De todas las cosas ricas que se disfrutaron este fin de semana largo, lo más sabroso fue el recital del viernes en el Teatro Carreras con las músicas de Laos, Yerbán y Palta & the mood.


El line up convocó a sus primeros asistentes cerca de las 21. Las expectativas eran altas por la congregación de tres grupos que interpretan tan bien. Por dentro, el camarín ya estaba encendido hace rato por los músicos, las conversaciones venidas al caso y los detalles del cronograma a cumplir.

Yerbán fueron los primeros en subir al escenario. El trío mostró todos sus dotes en la ejecución de sus instrumentos. Entre virtuosismo y buen gusto, desplegaron una lista de jazz fusión con sus momentos propios de funk y candombe. En varias de sus canciones incluyeron una sección de vientos (saxo y trompeta) que arrancaron aplausos precoces al público.

La sala, si bien no se colmó, tuvo un tránsito considerable de gente. Poco a poco las butacas parecían intimidar a quienes se sentaban a oír. Había ganas de pararse: el cuerpo pedía moverse al son de los ritmos que rebotaban tan prolijos en las cuatro paredes.

La grilla indicó el momento de Laos. La banda, aunque radicada en La Plata, juega de local y varias personas levantan su bandera de mística instrumental. Con una impronta marcada por el fundamentalismo del groove, movieron los cimientos del establecimiento. La batería guió tras de sí a las cuerdas, las teclas y los vientos. En su música se suceden con total naturalidad climas de extensas melodías y otros de ritmos tan trabados capaces de romper un cuello. La performance del cuarteto fue impecable.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de Palta & the mood. Ya hemos hablado de esta banda en una columna correspondiente y sobre la conexión del tecladista Sebastián Cadorín con la ciudad. Su visita fue la excusa perfecta para la organización de la fecha.

Conforman ya de manera decidida una superbanda: incorporaron a sus filas un dúo vocal femenino y extendieron su sección de vientos con tres caños más. El funk y el soul guían sus canciones llenas de buen gusto y excelentes interpretaciones. La química entre los once músicos es crucial para este propósito. Su diversión arriba del escenario se transmitió al público directamente y sin intermediarios.

Quienes oyeron terminaron empachados de tanta cosa rica. Y eso que aún faltaban los famosos huevos de chocolate del festejo dominical.

Las fotos pertenecen a Ayelén Valdesogo.

Ca7riel y Paco Amoroso detonaron el TRI

Después de una doble función en Niceto, el dúo cayó a Mar del Plata con su demoledor show. En la previa, Bhavi jugó de local y regaló grandes momentos. Fotos por POGO.

|Por Tomás Vidal|


La noche prometía y mucho. Ya la primera impresión al ingresar al Club TRI era imponente: mucho humo y una valla de contención. ¿Una valla? Así es, cómo leíste. Se presagiaba algo sabroso.

Mucha gente quedó sin poder disfrutar del show. Algunos aventurados fueron hasta la entrada y consultaron si había alguna manera de lograr entrar pero fracasaron rotundamente. Sold Out y a otra cosa.

A las 21 se subió al escenario el salido de Mardel, el que se presentaba por primera vez en su ciudad. Bhavi junto a su banda hicieron vibrar al público con varios de sus éxitos. Después de tocar en el primer día del Lollapalooza 2019, y de varias fechas por la city porteña, el trapero se calzó su tapado e interpretó un prolijo set de unos 30/40 minutos aproximadamente.

Fueron 9 temas en donde Bhavi demostró por qué es uno de los artistas argentinos con más reproducciones. «Bésame», «Visa», «9070» y «No lo entiendo» fueron sus primeros temas, como para que la gente se vaya preparando para lo que se venía. Apenas una hora antes de subirse al escenario, el belga-argentino compartió en sus redes sociales un tema inédito junto a Paco Amoroso: «Glitter». Este track venía generando mucha expectativa, sobre todo por la promoción del trapero en sus redes sociales. El video oficial ya cuenta con más de 500 mil reproducciones. Y por supuesto no podía dejar pasar la oportunidad de estrenarlo en vivo, sobre todo teniéndolo a Paco con él. Ulises Guerriero subió al escenario con toda la energía que lo caracteriza y transformó la atmósfera del TRI.

Cuando terminaron con «Glitter», Paco dejó el micrófono y Bhavi continuó con su repertorio. «Déjeme ser», «Piso», «Basta» y «Te necesito» cerraron una presentación que dejó al público a punto para el plato fuerte.

«La buena música murió». Pequeña frase para comenzar la noche.

Cato Guerreiro es de esas personas que transmiten algo diferente, algo que no se ve en todas partes. Es único. Desde el primer momento que se paró en ese escenario, todo cambió. «Terrible Kiko» fue la elegida para inaugurar un setlist en el que repasó sus dos últimos EPs POVRE y LIVRE, como así también varios de los sencillos que explotaron en las diferentes plataformas musicales.

El primer gran momento del show de Ca7riel y Paco Amoroso fue cuando comenzó a sonar «A mí no». Lugar donde mirases, lugar donde veías gente bailando y saltando. «No me llegan lo’ Roca» retumbó por todo el Club TRI.

La vara estaba altísima. La ATR Band, la agrupación que ya toca hace un tiempo con ellos, son un complemento perfecto para el dúo que se desenvuelve de manera natural sobre el escenario.

Se bajó como medio tono con «Vibra Baja», canción que pertenece a LIVRE, y despúes fue el momento de Cato y su guitarra en un jam que demostró el virtuosismo del nacido en el barrio porteño de La Paternal. Allí desplegó todo su talento, nada de voz, sólo él y su instrumento. 

Ya sin su guitarra en mano y con el micrófono nuevamente en su poder, «No Aterrizó» y «Gatxs» continuaron la fiesta. Y para seguir metidos en LIVRE«Vibra Alta» hizo su aparición. «No quiero ser el prócer sino el pájaro que en su estatua posa», es una frase tan potente como hermosa.

Los otros grandes momentos de la noche estaban por llegar. 

«Nosotros también queríamos tener nuestro tema pop», decía Ca7riel en el Main Stage 2 de Lollapalooza Argentina. Traigo esta frase acá porque fue lo primero que recordé cuando comenzó a sonar «OUKE», este tema que explotó y que no parece tener un techo. Fue sin dudas la canción que más se escuchó por parte del público, letra por letra. Un éxito por dónde se lo mire.

Como no podía ser de otra manera, se despidieron a lo grande, con «Jala Jala». Apenas comenzó el tema, los fanáticos empezaron a hacer una gran ronda, preparándose para este gran final. «Yo tengo cadena de chala» fue un sólo grito en el TRI. Enorme cierre para una noche perfecta en la que nuevamente Cato Guerreiro Ulises Guerriero demostraron que están para quedarse. Mentes jóvenes y con un espíritu que no se ve en todas partes.

Fotos por POGO

Lo mejor del Atlántico Fest

El segundo volumen del festival marplatense ofreció al público un line up con indie, pop y punk. A continuación repasamos lo destacado de la jornada.


Diasol

Aportaron la dosis punk de la fecha. Tocaron, tan descontracturados como siempre, un set muy bueno: preciso y equilibrado en partes iguales de melancolía y diversión. Fueron la banda que mejor sonó, por lejos. Se presentaron en formato cuarteto, con un baterista improvisado, por la imposibilidad de su miembro original, y con el cantautor Salomar como segundo guitarrista. A pesar de eso, su show fue impecable, como si hubiesen tocado siempre juntos.

Lizar

El cuarteto no falla con su propuesta post-punk de alma grunge. Arrancaron con el volumen bajo de las guitarras, cuestión que estaba solucionada para el tercer tema. Con momentos llenos de melodía, y tantos otros de rabia guitarrera y distorsión, ofrecieron una performance estupenda. El público aprovechó la ya cerrada noche para soltar el cuerpo con su música.

La otra cara de la nada

Una de las dos bandas que más expectativas generaba a priori. Desde Misiones llegaron estos cuatro muchachos con su indie tan novedoso como convencional a la vez. Sus canciones suenan bien, la voz del bajista cuaja perfecto en su música y las dos guitarras deslizan arreglos que parecen sacados de otros géneros. Su primera aparición por estas latitudes fue sobresaliente. Ya estamos esperando su regreso.

Foto de Chiara Girimonti

Bosque distópico

Guiados por el dream pop, el cuarteto nos sumergió en su propia atmósfera de delays y suavidad, aunque tuvieron sus momentos de pisar el fuzz y subir los decibeles. Son muy prolijos a la hora de interpretar sus canciones. Redondearon una buena presentación, a pesar de que no se los vio del todo cómodos arriba del escenario.

Las ligas menores

El plato fuerte del festival saltó a escena pasadas las 23. Influenciados por el gusto de la banda y el frío nocturno, el público se concentró más cerca del escenario que nunca. Estuvo complicado el sonido: primero estaba baja la guitarra de Pablo Kemper, después no se escuchaba la voz de María Zamtlejfer. Si bien se fue acomodando con el correr de las canciones, la banda se mostró fastidiosa. Esto no opacó la alegría de les oyentes, quienes saltaban, cantaban y gritaban sus canciones, supliendo cualquier merma en la amplificación.

Mar del Pop: lo mejor del Día 1

Estuvimos presentes en el primer día de la última edición del festival Mar del Pop. La excelente organización coincidió con el clima y se pudo vivir una fiesta completamente disfrutable en la Villa Victoria. Repasamos las mejores presentaciones.


SLNT

Cerca de las 20 nos sumergimos en el pop slow tempo del trío liderado por Leo Ferro, repleto de teclas y atmósferas densas. Tanto la participación de Diego Montoya (Luzparís), como la incorporación de un sitar, marcaron los puntos altos de la presentación. Un set guiado por las bajas frecuencias donde las luces y la inminente oscuridad del cielo jugaron un rol fundamental.

Luzparís

«El error» comenzó a sonar y ya estaba el quinteto en el escenario. La banda, que por momentos estalla en un noise rabioso, siempre sabe deleitarnos con su lado más melódico lleno de armonías en sus tres guitarras o en la implementación de sintetizadores. Tuvieron que combatir con problemas del sonido en un principio y les costó acomodarse, sin embargo salieron bien parados y no opacó los puntos altos del show. El público disfrutó de pie y moviendo el cuerpo: sin dudas una de las bandas favoritas del festival.

Carca

Como cierre de la primera noche tuvimos al power trío liderado por el multifacético Carcacha —que, dicho sea de paso, cayó a Villa Victoria después de tocar con Babasónicos en la playa—. Una presentación de puro rock and roll que rompió con la lógica del festival y la delicadeza pop llevada a cabo hasta el momento. No obstante, no desentonó, y el público aprovechó un rato de furia con mucho fuzz para soltar el cuerpo.

Las fotos pertenecen a Bautista Prusso

Jungle regresa a la Argentina

Después de su paso por el Lollapalooza 2016, la banda británica se subirá al escenario del Teatro Vorterix. Será la tercera visita del grupo a nuestro país.

|Por Tomás Vidal|


El colectivo musical fundado por Tom McFarland y Josh Lloyd-Watson cuenta con dos discos de estudio en su haber: Jungle (2014) y el flamante For Ever (2018). Con tan sólo cinco años de historia, el grupo británico ya pisó los escenarios de festivales de renombre como Glastonbury, Lollapalooza y South by Southwestern. Su despliegue y energía en vivo son unas de sus principales cualidades, que tanto han cautivado al público en este último tiempo.

Después de presentarse en mayo de 2015 en Niceto y en el Lollapalooza 2016 (18 de marzo), Jungle vuelve por tercera vez a nuestro país. La cita es el 30 de abril en el Teatro Vorterix y las entradas ya están a la venta en All Access con un precio general de 1500 pesos (más 200 del service charge).

Nacieron en medio de un expectante misterio en torno a su figura, con la premisa de generar música por encima de sus nombres. Aparecían ante la audiencia y los medios especializados, quienes oían lo que hacían, pero desconocían por completo su identidad.

Del nombre del proyecto, sólo se sabía que «J» y «T» estaban detrás. Y así fueron captados por la BBC y miles de personas vieron el material que los lanzó al mundo. Sus videos se viralizaron no solamente por lo que representaba musicalmente su propuesta, sino porque formaron parte de un ejercicio sencillo pero visualmente impactante: mostrar el baile.

Hasta el momento, es uno de los recitales más interesantes que propone este 2019. Pero tranquilos, recién estamos llegando al final del primer mes. Nada mal, ¿cierto?

Los 7 destacados del Cuero 2019

Estuvimos presentes en la última edición del festival Cuero: dos días en las sierras, con diecisiete bandas en vivo, shows circenses, intervenciones artísticas varias y stand up. La excelente organización coincidió con el clima y se pudo vivir una fiesta completamente disfrutable. Repasamos las mejores presentaciones.


De Queruza Tango Club.

El festival fue inaugurado por el elegante tango de los bonaerenses. En formado de quinteto, deleitaron al público con notables arreglos en sus tres guitarras, conmovieron con las nostálgicas exhalaciones del bandoneón e interpelaron con la voz dolida, que no olvidó cantar los dolores actuales. Su sonido orgánico fue un acierto para dar inicio a esta fiesta en la naturaleza.

Kuripana Casapalma

Arañando las 16 horas, el conjunto marplatense de los hermanos Rabinovich mostró su versatilidad y esas ansias de estremecer al son de sus armonías marítimas bien orquestadas por una base rítmica aguerrida. “Mar Feel” y “Naturaleza Lesa” fueron los platos fuertes llenos de Soul, Reggae y conciencia.

Escuadrón Plush Combativo

El cuarteto salió a la carga antes de las 18 con los alocados bailes de su bajista Dylan y un post punk viajero de atmósferas lisérgicas. Los primeros bailes acompañaron la sinuosa música y sus respectivas explosiones de volumen.

ATR Banda

Ca7riel en banda fue algo zarpado. Su personalidad histriónica encajó perfecto con una instrumentación de locos (aplausos al baterista con toda polenta). Baile, gritos e intensidad para uno de los grandes shows de la primera jornada.

Yataians

Se desplegó la bandera de Jamaica y se caldeó el ambiente del Cuero. Con su reggae espléndido, cargado de altas dosis del más caliente dub, la banda multinacional radicada en Buenos Aires derramó groove por todos lados. La participación de Maxi Russo (Morbo y Mambo) llevó las interpretaciones a otro nivel y lograron una química inigualable con el público que ya entregaba decididamente su cuerpo al baile.

Un Planeta

La banda platense se adentró en la templada noche en las sierras con su pop ecléctico, acompañado por luces y humo. El festival entero estaba hace rato frente al escenario, aguardando las fiestas finales del día. Se despidieron ahí “arriba” con un gran solo del guitarrista y cantante Gastón Le y dejaron la salsa caliente para el combo de La Paternal.

Los Espíritus

Desde la una nada fue lo mismo. Y es que siempre sucede algo cuando ellos tocan: no hay explicaciones para que esas raíces blues se carguen de tanta mística inyectada de sangre caliente y latina. En un set de dos horas en el que no faltó ninguna canción, desencadenaron un ritual de zapada de cueros y solos de viola, tan desprolijos como frenéticos, que extasiaron al público. Había ganas de tocar, se notó en las sonrisas de los músicos. Se la pasó estupendo en una despedida anticipada al festival, que debía seguir luego de ese trance candente.

Las fotos pertenecen a Victoria Baamonde Meyer

En la Casita VOL. VI: Alfonsa y Niki Lauda

En la última edición del año del ciclo cultural producido por Duias Music, el público fue deleitado por las presentaciones de Alfonsa y Niki Lauda. Una tarde noche calurosa en que el termómetro lo manejó la música.


El sol comenzó a bajar y sus rayos cedieron lentamente ante las copas de los árboles que ofrecían más y más sombra. El espectáculo que estaba por comenzar en el espacio cultural de Cabrales requería iluminaciones tenues y acordes a los protagonistas. Se bajó el interruptor y las luces artificiales se encendieron. Todo listo y bajo control para abrir las puertas.

El DJ Axel Mont seleccionó una pista y subió los potenciómetros para musicalizar el ambiente. Rápidamente, apenas pasadas las 19, comenzaron a ingresar los primeros espectadores: algunos curiosos, varios de paseo, y otros decididos a asistir al evento y esperar por las bandas anunciadas.

La invitación era difícil de rechazar: una fecha con dos bandas locales de muy buen gusto, en un sitio confortable y de encuentro, con degustación de café y cerveza artesanal cortesía de Leben, totalmente libre y gratuito.

Alfonsa fue la primera banda en subir al escenario. Desde las 20:15 desplegaron su tan disfrutable reggae, con un bajo cargado de groove y un repertorio notable y preciso que demuestra y establece las reglas sobre cómo debe interpretarse el género. Aún así, sus canciones se enriquecen con las influencias de cada músico y fusionan sus composiciones con pasajes dignos del rock y el funk.

 

Conformados actualmente como un cuarteto, la banda tiene como objetivo el lanzamiento de material de estudio para el año entrante. Con una identidad musical bien marcada y ejecuciones pulidas, Alfonsa hizo gozar al público, que no paraba de aumentar con el correr de los minutos.

Los intervalos entre bandas se aprovecharon, como siempre, para pedir una birra, probar la exquisita Amber y el delicioso amargor de la IPA, los productos estrella de la cervecería Leben. Momentos para charlar, conocer gente, interiorizarse en lo que es Duias Music, nuestros flyers y las sesiones grabadas en La Perla.

Los movimientos se veían limitados ya, la casita estaba repleta de gente: ambiente ideal para que salga Niki Lauda a tocar. Si bien la temperatura era agradable, la sensación térmica adentro estaba un par de grados por encima, grados que irían aumentando con el avance del show y la liberación de los cuerpos al baile.

 

La multitudinaria banda nos hizo danzar a todos con su sabroso afrobeat: los vientos nos teletransportaron a una dimensión paralela en la que rige la psicodelia y las percusiones hicieron de nuestras articulaciones sus cueros creadores de ritmos desenfrenados. Fue una hora en la que se puso el cuerpo a disposición total de la música.

El trance llegó a su fin y se llevó consigo todo tipo de resabio. Quienes asistieron se retiraron aliviados y con el alma satisfecha, no sin antes tomar otra cerveza, mover suavecito con la música que Mont ya reproducía y disfrutar un rato más de esta velada espléndida. Un año que culmina a la altura de lo propuesto a principios de este 2018. Seguiremos apostando en 2019, esperamos vuestra compañía. El placer es todo nuestro.

Mirá la galería de fotos completa acá

Paul McCartney vuelve a nuestro país

La leyenda de Liverpool regresa a Argentina en 2019 con su Freshen Up Tour para presentar su más reciente trabajo de estudio Egypt Station.

|Por Tomás Vidal|


Después de casi tres años de sus presentaciones en el Estado Único de La Plata y en el Mario Kempes de Córdoba, Macca anunció su vuelta. Con motivo de su Freshen Up Tour, el ex Beatle estará presentándose en nuestro país el 23 de marzo en el Campo Argentino de Polo. Las entradas se podrán comprar a partir del 4 de diciembre en una preventa exclusiva para clientes del Banco Patagonia, mientras que desde el 7 de diciembre a las 12 se abrirá la venta general a través de Ticketek.

El anuncio de su gira sudamericana, que también pasará por Chile y Brasil, se hizo a través de su web oficial y fue acompañado por unas palabras del propio Paul: «Amo la Argentina, tenemos grandes recuerdos de haber tocado allí. Siempre es muy divertido así que sabemos que se viene otra memorable experiencia en camino. Volvemos con un nuevo tour con material que nunca antes hicimos en Argentina así que asegúrense de venir. Los esperamos para una gran noche de rock and roll y fiesta!». 

Freshen Up Tour arrancó el 17 de septiembre de este año en Québec, Canadá y ya lleva 12 presentaciones en Norte América, Japón, Francia y Dinamarca. Hasta el momento, cada presentación tuvo entre 31 y 39 canciones. Los shows con más números fueron en Canadá (39 en cada una de las fechas, en Québec, Montreal, Winnipeg y Edmonton), mientras que en Austin, Estados Unidos y en la última de las tres fechas en Tokio, hizo 31.

La última vez que Paul visitó la Argentina fue en mayo de 2016, con su tour One on One. Los recitales contaron con un setlist de 35 canciones, de las cuales 23 rememoraron los éxitos de la gran banda de Liverpool. Temas como «Blackbird», «Eleanor Rigby», «Back in the U.S.S.R.», «Let It Be», «Hey Jude» y «Helter Skelter», entre otros.

McCartney llegará con su banda y las canciones de su último álbum, Egypt Station, que lo llevó al puesto número uno del ranking American Billboard, además de liderar en muchos países de todo el mundo.

El Enchastre de Louta en el TRI

Nuevo disco, nuevo show. Luces, colores, baile y la teatralidad con la que Jaime James tiene cautivados a sus fanáticos.

|Por Tomás Vidal|


El Club Tri es sinónimo de algo bueno. Siempre te llevás una sonrisa o pasás un lindo rato. Si a eso le sumamos un performer como Louta, es muy difícil que salga mal. Ya al entrar podías sentir la expectativa en el aire, se estaba preparado algo. En el escenario podías ver un banco, un poste de luz, girasoles y una pila de basura. Esa era tu primera impresión y pensás: «¿Qué hará con todo esto?».

A las 22 en punto arrancó todo. James apareció con su habitual chomba y pantalón de vestir, acompañado de dos bailarines. «Uacho» invadió el lugar con su dubstep y con un show de luces perfectamente coordinado con los movimientos de Louta y compañía. «Te estoy mirando a los ojos», casi a los gritos. Desde un principio nos dimos cuenta cómo sería este show: todo premeditado, guionado, una especie de obra de teatro de impacto. Pero esperen, que uno intuya cómo puede ser un espectáculo no quiere decir que no haya lugar para las sorpresas.

Después de «Somos Tan Intensos» llegó «Palmeras». Se sintió un cambio en el clima con este trap cargado de auto tune, mucho relax y la primera conexión fuerte con el público que cantaba cada letra con mayor énfasis. Louta los tenía donde quería, él lo sabía. Y todo fue baile con «Sigo Sin Entenderte», primera canción del primer disco que sonó en la noche. Pero por supuesto que no sería la única.«Cuentitos» volvió a poner al nuevo disco en la escena. A pesar de que el álbum tiene poco tiempo de vida, el público devolvía cada letra con fervor. «Enchastre» se apoderó del ambiente, con su rap energético y con un sonido aplastante, graves que te empujaban hacia abajo mientras Louta tiraba un «me hace alto ruido no poder llamarte más».

«Todos Con El Celu» cayó con su funky carioca y la gente eloqueció. Uno de los highlights de la noche, sin lugar a dudas. En especial cuando se subieron al escenario dos personas disfrazadas, dos osos gigantes con cabezas de bolas de espejos que terminaron la canción fundidos en un beso.

Aunque no es tan frecuente en su música, otra vez apareció el auto tune en «Abrir Tu Corazón». Una balada introspectiva pero que a la vez nos muestra un Louta que contempla todo lo que lo rodea. «Quiero que frenes el tiempo y mires la lluvia flotando en el aire, buscando un lugar».

Le siguió «Ayer Te Vi», canción del nuevo disco que tiene como invitada a Zoe Gotusso, integrante del dúo Salvapantallas junto a Santiago Celli.

«Cuadradito De Prensado» puso a todos a bailar. Con ese ritmo de cumbia pero con un beat que te sacude, Louta interpretó un tema que ya es fija en cada una de sus presentaciones.

«Una base de Miranda! para el rock, una frase de Atahualpa para el pop», canta en «Chocolate». Quizás sea una de las mejores frases para resumir lo que intenta hacer Louta: desarmar lo conocido y crear algo nuevo, sin seguir ningún tipo de instrucción.

«Puede Ser» nos muestra nuevamente a un James más meloso y reflexivo, llenando el Club TRI de una vibra muy relajada que te invita a moverte con su ritmo. Por si todavía no lo viste, te dejamos el video oficial de este track que es el encargado de abrir Enchastre.

Apenas terminó «Puede Ser», dos pibes con el mismo look de James subieron al escenario. Ambos sostenían un marco que tenía de fondo una tela con una estampa de un cielo con nubes. En el medio, Louta. «Alto Uach» empezó a sonar, esa canción que mejor explica la definición de «crocante por fuera, blandito por dentro» que el propio cantante se aplicó. «Yo te quiero con estilo porque soy alto uach, yo te quiero como a nadie, nada me frena». Se vivió un momento de complicidad con el público, en donde Louta se equivocó un poco con su letra y comenzó a reírse por un segundo, pero la gente continuó la letra con fuerza y se cerró todo con un gran aplauso y una muestra del cariño que el artista tiene con sus fanáticos.

«Que Bien Que Estoy» cerró el show. Lo loco de esta parte fue una especie de mash up de «El Meneaito«, «Freakytona», «Papichulo» y «Gasolina». Después pidiéndole a todos que se agachen («hasta el que saca fotos, vos también», tiró) para incorporarse al canto de «saltando, saltando, saltando».

Una hora exacta. Eso fue el show de Louta en Mar del Plata. Un espectáculo que está pensado y trabajado de principio a fin. Y que resulta tremendamente dificultoso de catalogar, porque está más allá de la música o del teatro. Es un golpe visual y sonoro que descoloca y desafía a más de uno. 

El final es una muestra de lo que es Louta. Una ovación total por parte de los presentes, el agite del artista, los brazos en la cintura mientras se alimenta de la energía de sus fanáticos. Él necesita de esa fuerza que le transmiten, necesita el griterío feroz del público que lo pone como uno de los personajes ya no del indie sino de la música nacional.

Fotos por POGO